Exenciones o Propiedades Exentas

La Constitución del Gobierno de Puerto Rico, y la ley federal de quiebra, provee para que usted pueda proteger propiedad frente a embargos o ejecuciones de sentencia, dentro de ciertos parámetros. Es lo que se conoce como propiedad exenta. Esta propiedad exenta podría ser toda o parte de su propiedad que usted puede retener frente a todo el mundo. Los estados, y otras jurisdicciones sujetas a la ley federal como es el caso de Puerto Rico, pueden optar por establecer qué propiedad será protegida o exenta dentro de su jurisdicción. La ley federal de quiebra permite que un deudor en Puerto Rico elija utilizar la ley que más le convenga. Puede elegir utilizar la protección que brinda la ley de Puerto Rico al radicar un caso de quiebra o, elegir las exenciones que provee la ley de quiebra federal. Es una decisión que usted debe hacer con la orientación de un abogado familiarizado con la práctica de quiebra, tanto por los cambios recientes ocurridos en la legislación, como por consideraciones que envuelven un análisis técnico legal, caso a caso. Su propiedad siempre responderá por hipotecas u otros gravámenes, es deuda considerada como garantizada.

La Ley 195 del 13 de septiembre de 2011, (31 L.P.R.A. secs. 1858, 1858a-1858k) según enmendada por la Ley 257 del 15 de septiembre de 2012, estableció el derecho de hogar seguro absoluto en Puerto Rico. Esta legislación protege el hogar principal de todos los deudores en Puerto Rico sin importar el valor del hogar. Cuando usted radica un caso de quiebra podría ser más conveniente utilizar esta legislación que garantiza la protección de su hogar principal. Este puede ser el caso de personas de edad avanzada que tienen un hogar saldo, o personas con mucho valor acumulado en su hogar. Si usted opta por utilizar la propiedad exenta, según la ley federal de quiebra, el valor del hogar seguro es menor que bajo la ley de Puerto Rico, pero puede proteger mejor otros bienes personales. Si usted no utiliza el mecanismo de protección que le provee la ley de quiebra, puede proteger su hogar seguro absoluto pero nunca podrá obtener el relevo de duedas que solo puede obtener mediante el procedimiento de quiebra.

Resumiento, (a) usted puede radicar su caso de quiebra y solicitar que su propiedad se considere exenta conforme la ley de Puerto Rico o, (b) usted puede radicar su caso de quiebra y solicitar que su propiedad se considere exenta bajo la ley federal de quiebra. Si estando en quiebra utiliza la ley de Puerto Rico su hogar está protegido no importa su valor, y sus bienes personales podrían estar protegidos de forma limitada. Si utiliza las exenciones de la ley federal de quiebra su hogar seguro es más limitado pero podría proteger mejor su propiedad personal. Las exenciones bajo la ley federal de quiebra más importantes se pueden resumir como indicamos a continuación:

Al valor de su residencia o la residencia de sus dependientes se le resta el balance adeudado de la hipoteca y cualquier otro gravamen. Por ejemplo, si su hogar tiene un valor de $120,000.00 con una hipoteca de $100,000.00 usted reclama exención por $20,000.00 y no tiene valor en quiebra excepto para usted, es su  hogar seguro. En muchas jurisdicciones sujetas a la ley federal  no existe una exención para proteger el hogar y todos los otros bienes de un deudor mejor que la que se provee en la ley de quiebra. Es una de las razones principales para utilizar esta ley. La reciente legislación sobre hogar seguro de Puerto Rico permite mejorar más aún su caso bajo la ley de quiebra y es recomendable consultar un abogado familiarizado con el procedimiento de quiebra.

El valor de la propiedad personal no es lo que le costó cuando la compró. En particular el valor de su auto, o de sus muebles y enseres del hogar, o equipo de negocio, suele ser mucho menor que cuando los compró.

Aún cuando la exención permite retener propiedad, usted tiene que continuar con el pago de las hipotecas y gravámenes pues la exención no evita que el banco que le financió su hogar o automóvil pueda reposeer su propiedad o ejecutar el gravamen para cubrir su deuda si usted está en atraso. De tener atrasos en préstamos hipotecarios y/o de auto, en un Capítulo 13, usted puede retener toda su propiedad si su plan provee para el pago de estos atrasos y usted empieza a hacer los pagos prospectivos de su casa y auto de la misma forma que lo haría no estando en quiebra.

A pesar de que el Capítulo 7 es considerado un capítulo de liquidación de su propiedad para el pago de sus deudas, la realidad es que en más de un 90% de todos los casos, no se liquida nada debido a que la propiedad es generalmente reclamada exenta, obteniendo el deudor un relevo del pago de deudas sin garantía.

Si usted tiene propiedad que excede el valor de las exenciones puede optar por pagar ese valor en exceso en un plan de pago que puede ser hasta 5 años. Es lo que se conoce como valor de liquidación. Al considerar el valor de liquidación hay que tomar en cuenta los costos de liquidación como son por ejemplo, el pago de comisiones al síndico de quiebra, agentes de bienes raíces, contribuciones, gastos notariales y cancelación de gravamen y otros gastos administrativos que contempla la ley. Esto tiene el efecto de (1) reducir el valor de liquidación desalentando la liquidación de propiedad en Capítulo 7 y (2) reduce la cantidad que tiene que pagar en un Capítulo 13 por concepto de valor de liquidación.