ACEVEDO COLON &
VELEZ WAMPL

acvw@quiebras.com

Dirección Postal:

PO Box 4617
Carolina, PR 00984-4617

Dirección Física:

Avenida Fragoso
Frente a JCPenney
de Plaza Carolina
Ver Mapa

Tel. (787) 768-0085

Consejos ante la pérdida de ingresos

Publicado 10/02/10
Por Acevedo Colón & Vélez Wampl

El gobierno de Puerto Rico ha establecido una política pública neoliberal que implica la reducción del gobierno y los servicios que éste ofrece. El orden económico de la nueva administración pública implica privatización y reducción de la nómina del gobierno. El gobierno es más bien facilitador de la empresa privada. Esta política pública es similar a la de la pasada administración republicana del ex presidente GW Bush en Estados Unidos. Implica la reducción de contribuciones, lo que no se ha materializado aún. La empresa privada se supone que produzca los empleos que se pierden en el sector público y logre fortalecer la economía que ha estado en recesión hace unos cuatro años. El gobierno de Puerto Rico promoverá alianzas con el sector privado como parte de esa política.

Hasta ahora la empresa privada no ha podido producir nuevos empleos y más bien ocurre un aumento constante en el desempleo tanto público como privado. En ambos casos, se trata de trabajadores que tienen que enfrentar la pérdida de su empleo, la reducción de su jornada de trabajo, el subempleo o el empleo a tiempo parcial. Muchos pequeños y medianos comercios tienen que sobrevivir día a día en un cuadro económico hostil y un problema de seguridad pública agobiante. Si a esto le sumamos los gastos médicos, accidentes, divorcios y el sin número de situaciones que ocasionan gastos imprevistos el cuadro de muchos hogares es desesperante.

Con empleo o sin empleo, con ingresos o sin ingresos todos los días nos enfrentamos a gastos constantes como la renta o hipoteca de nuestro hogar, el agua, la luz, el teléfono, el plan médico, llos medicamentos, la pensión alimenticia, la educación de los hijos, el préstamo de auto, la gasolina, los préstamos personales, las tarjetas de crédito, etc. La situación actual requiere de una determinación firme al momento de actuar que permita la utilización de los recursos en lo que realmente hay que gastar, en cubrir las necesidades básicas y apremiantes de la familia, donde la decisión la tome usted, no un cobrador, no el banco, no la financiera, no un asesor bajo contrato con alguna empresa en particular, solo usted.

Durante más de treinta años hemos estado aconsejando sobre quiebra a cientos de personas casadas, solteras, jóvenes, envejecientes, padres, madres, empleados, desempleados, comerciantes, trabajadores y profesionales de todas las clases sociales, de diversos niveles educativos, que tienen que enfrentar situaciones económicas y dolorosas por lo que incluimos unos consejos para que las consideren y adapten a sus situaciones particulares.

1. Si perdió el empleo o le redujeron el horario de trabajo, no puede continuar trabajando por razones de salud etc, recurra a todos los remedios que la ley provee y servicios disponibles tales como son el seguro por desempleo, el programa de cupones de alimento, el plan médico de la reforma de salud, el seguro de incapacidad no ocupacional, etc., mientras continúe sus gestiones para gestionar un trabajo que le permita generar un ingreso.

2. Aproveche para adiestrarse en alguna actividad lucrativa que pueda sacarle provecho económico. Invierta en educación, orientese sobre las oportunidades de ayuda económica para adiestramientos y estudios. Investigue como puede aprovecharse de su pasatiempo para convertirlo en actividad productiva.

3. Determine cuales son sus prioridades y las de su familia. Es usted quien tiene que decidirlo, nadie más. No haga caso de cobradores que lo hostigan continuamente para que pague. Su familia y usted tienen unas necesidades básicas como es la comida, transportación, pensión alimenticia, medicina, agua, luz, ropa, etc. Si no tiene dinero para cubrir sus prioridades suspenda el pago de deudas personales como de tarjetas de crédito y préstamos personales..

4. No utilice dinero ahorrado para el pago de deudas personales, recuerde y tenga presente cuales son sus prioridades. Gaste lo menos que pueda y guarde para después. Ahorre todo el dinero que pueda.

5. No acepte planes de pago que no puede pagar, no importa quien se lo ofrezca, sea realista. Recuerde sus prioridades, no pague deudas personales si no puede cubrir sus necesidades. La mayoría de los planes de pago privado no le cubren todas sus deudas.

6. Pague la renta o hipoteca de su casa antes de pagar deudas personales.

7. Si no tiene recursos para el pago de la hipoteca de su casa considere un refinanciamiento o una modificación de su hipoteca o la venta de la propiedad. Si recurre a estos procesos incurrirá en gastos, oriéntese y analice antes de tomar la decisión. Tome en consideración que el valor de su propiedad probablemente ha bajado. No abandone su casa, el procedimiento de cobro de hipoteca es lento y regularmente toma entre unos 6 meses y un año desde que usted recibe una demanda junto con un emplazamiento.

8. No deje de pagar pensiones alimenticias. Si no puede cumplir con su pensión alimenticia regular pague lo que pueda, pero pague. Tan pronto se reduzca su ingreso, o sepa que es seguro que su ingreso se reducirá, solicite al tribunal una revisión de la pensión alimentaria. Si la pensión fue determinada por acuerdo con la madre o padre de sus hijos, negocie un ajuste a la pensión, si no hay acuerdo acuda al tribunal. La pensión alimentaria es para cubrir las necesidades de sus hijos, no los abandone.

9. Si está pagando un préstamo de auto, determine si necesita ese auto para poder trabajar y mover a su familia y si realmente puede pagar la mensualidad del préstamo. Si el pago es muy oneroso puede ser que tenga que dejar de pagarlo y el banco lo reposeerá. Esto puede crear una deuda personal sin garantía con el banco. Trate de adquirir un auto saldo o cámbielo por otro con un pago más razonable. Si no puede obtener un nuevo préstamo de auto, pude asumir el pago del préstamo de auto de otra persona o adquirir un auto con la ayuda de alguna persona de confianza.

10. Sea firme con los cobradores, dígale que no tiene dinero, que no puede pagar, que no va hacer promesas de pago. No se deje presionar. Hágale saber que pierde el tiempo con usted. Guarde toda correspondencia que reciba en relación a sus deudas y gestiones de cobro. Haga claro en su trabajo que no le pasen llamadas personales excepto aquellas de un familiar cercano en caso de alguna emergencia. Si le molesta las llamada de cobradores, cambie el número de teléfono ó utilice un contestador de llamadas telefónicas para filtrar las llamadas que recibe. No de información personal a ningún cobrador o persona extraña como por ejemplo donde trabaja, cuando llega, donde vive, etc. No tiene que contestar llamadas de cobro. No se deje presionar.

11. Si recibe visitas o llamadas de cobradores siempre pregunte el nombre de la persona, para quién trabaja, y pida que le muestre identificación. Las agencias de cobro están sujetas a unas prácticas ilícitas de cobro no así el cobrador empleado del banco o la financiera. Los alguaciles, policías o empleados de la corte no hacen gestiones de cobro, el no pagar deudas no es un delito.

12. Si no paga sus deudas podría ser demandado en cobro de dinero. No se asuste ni desespere. No hay desacato, ni delito, ni le pondrán multas si usted no puede pagar. Ni las leyes ni la Constitución de Puerto Rico permiten que pueda ir a la cárcel por no pagar deudas. Las demandas de cobro de dinero son casos civiles, no criminales.

En Puerto Rico hay dos procesos de cobro de dinero. Las demandas por cantidades pequeñas se notifican por correo e incluirán una citación al Tribunal de Primera Instancia de Puerto Rico del lugar de su residencia. Usted es advertido que puede comparecer a la vista en corte. Usted tiene el derecho a comparecer pero no tiene que hacerlo. La ley obliga a que se le provea una oportunidad de ser oído, es lo que se conoce como el debido procedimiento de ley. Es la oportunidad que provee la ley para que usted pueda alegar, si algo tiene que alegar contra la demanda, y si no lo hace se le advierte que puede dictarse sentencia en rebeldía contra usted. Es el momento de presentar evidencia de que no se debe la deuda o que la cantidad reclamada no es la correcta. No le tomarán en cuenta si puede o no puede pagar la deuda, es si la debe o no. La sentencia en rebeldía regularmente toma varios meses para que pueda hacerse efectiva contra usted. Con una sentencia le pueden embargar algunas propiedades para el cobro de la deuda. En la mayoría de los casos no le embargan nada y la sentencia es solo utilizada como mecanismo de presión para cobrarle. La ley de Puerto Rico provee una serie de propiedades que no pueden embargarse, se conoce como propiedad exenta.

Cuando son reclamaciones con cuantías más grandes entonces le entregarán personalmente una demanda con un emplazamiento que tiene una advertencia de que tiene 20 días para contestar la demanda y presentar sus defensas de que no se debe la deuda o que la cantidad reclamada no es la correcta. No debe aceptar la deuda y alegar que no la puede pagar porque al hacerlo el acreedor ya no tendría que probar que usted debe la deuda y aceleraría que el tribunal dicte sentencia en su contra. Usted no tiene que contestar, si no lo hace el tribunal puede dictar una sentencia en rebeldía contra usted con los mismos efectos de las reclamaciones pequeñas. Toma regularmente varios meses antes de que la sentencia se haga efectiva contra usted. En cualquier procedimiento de cobro se permite que se le pueda notificar o emplazar por medios alternos como edictos cuando a usted no se le puede localizar.

Un acreedor puede embargar propiedad de forma preventiva, antes de que se dicte sentencia si se cumplen ciertos requisitos el tribunal puede autorizarlo. Los embargos preventivos no son comunes debido a que la mayoría de las propiedades están hipotecadas, los autos de valor se deben y mucha de su propiedad personal no es embargable.

14. Si necesita servicios o crédito favorezca las empresas de Puerto Rico, el dinero se queda en nuestro país. Esté atento a las ofertas especiales de los productos y servicios que usted realmente necesita.

15. El sistema de cooperativas provee muchos de los servicios que proveen la banca privada y en general es más económico. Son entidades sin fines de lucro y usted se convierte en socio de la cooperativa. Si tiene que recurrir al banco favorezca los bancos puertorriqueños ya que las ganancias de capital es más probable que se reinviertan en Puerto Rico.

16. La ley de quiebra puede ayudarle, consulte un abogado familiarizado con la práctica de quiebra de consumidores. Un consumidor puede ser una persona asalariada, desempleada, pensionada, ama de casa o un pequeño o mediano comerciante. Si no está conforme con el consejo legal sobre quiebra, obtenga una segunda opinión. En la inmensa mayoría de los casos no hay prisa por radicar quiebra, oriéntese, obtenga información sobre como lo puede ayudar una quiebra. Solo acepte consejo legal sobre quiebra si es ofrecido por un abogado familiarizado con la práctica de quiebra. La consulta es gratis por disposición de la ley de quiebra.