ACEVEDO COLON &
VELEZ WAMPL

acvw@quiebras.com

Dirección Postal:

PO Box 4617
Carolina, PR 00984-4617

Dirección Física:

Avenida Fragoso
Frente a JCPenney
de Plaza Carolina
Ver Mapa

Tel. (787) 768-0085

Piketty, Rendimiento de Capital y Crecimiento Económico

Publicado 06/07/14
Por JL Acevedo Colón

Una de las investigaciones más importantes sobre economía, más en particular sobre el tema de la desigualdad social, ha sido publicada recientemente bajo el título El Capital en el Siglo 21, escrito por Thomas Piketty. Constituye una extensa base de datos compilados durante quince años, que abarca el estudio de las principales economías en los países más desarrollados, a lo largo de los pasados doscientos cincuenta años, y cómo se produce el capital a lo largo de este periodo.

 
Piketty es un economista francés que se ha especializado en los temas de desigualdad económica y distribución de la riqueza. Como parte de los hallazgos encontrados Piketty sostiene la tesis de que, cuando la tasa de acumulación de capital tiene un crecimiento superior a la economía, la desigualdad aumenta. Es necesario por tanto impuestos progresivos sobre la riqueza para combatir el aumento en la desigualdad. Será necesaria la cooperación e intervención, a nivel internacional, de los Estados, para redistribuir riqueza y evitar oligarquías antidemocráticas y la desigualdad. 
 
La evolución de la riqueza y la desigualdad en los principales países desarrollados en los últimos 200 años tiene las siguientes características: el rendimiento de capital ha sido alrededor de 5% y la tasa de crecimiento económico de 1 a 1 ½%. Los patrimonios, o los individuos o entidades privadas, acumulan riqueza a un ritmo superior que el crecimiento que produce el aumento en la producción y los salarios. 
 
Con excepción del periodo de reconstrucción luego de la segunda guerra mundial del siglo veinte, la tasa de rendimiento de capital siempre supera la de crecimiento económico, lo que parece una contradicción central del sistema capitalista. Durante la post guerra y reconstrucción se experimentó un crecimiento de las economías nacionales que produjo tasas de impuestos progresivos, y acceso generalizado a educación, salud, programas de desempleo, de atención a la vejez, que aseguraron un pequeño patrimonio en las masas de trabajadores que pasaron a formar parte de la nueva clase media. Para 1913 un 10 % de la población acumulaba las riquezas nacionales casi en su totalidad, y luego de la segunda guerra el mismo 10% sigue acumulando la mayor parte pero 40% disfruta de un patrimonio pequeño. El 50% restante cobra un sueldo o prestación sin acumular patrimonio alguno. Con la revolución del neoliberalismo de los años 1980, promovida por los gobiernos de Margaret Thatcher en Reino Unido y Ronald Reagan en E.U.A., la clase alta patrimonial resurge y el crecimiento del 10% más rico crece “exponencialmente” y el del 1% más rico “estratosféricamente”.
 
Piketty no prevé sino una continuación a lo largo del siglo 21 de esta correlación implicando que el reparto de riqueza llegará a alcanzar niveles democráticamente inaceptables. Lo interesante de la tesis de Piketty es que ha facilitado la acumulación de extensa información de datos para las ciencias sociales, ha plantado ideas que rompe con teorías que hasta ahora parecían no habían sido objeto de análisis serio y profundo, sugiere nuevas leyes del capitalismo (como lo hizo Karl Marx en su época), y plantea su pronóstico sobre el futuro económico del siglo 21: Una mayor concentración de capital o riqueza en lo más alto de la pirámide social, el triunfo de la oligarquía versus la merito cracia, que podría revertirse con un impuesto progresivo sobre el capital y, en particular sobre las herencias. La viabilidad política de una propuesta de este tipo parece utópica en estos momentos, o demasiado adelantada para nuestro tiempo.