ACEVEDO COLON &
VELEZ WAMPL

acvw@quiebras.com

Dirección Postal:

PO Box 4617
Carolina, PR 00984-4617

Dirección Física:

Avenida Fragoso
Frente a JCPenney
de Plaza Carolina
Ver Mapa

Tel. (787) 768-0085

La Crisis del Capitalismo

Publicado 01/02/12
Por JL Acevedo Colón

Quizás no haya un tema de tanta trascendencia e importancia para la humanidad en estos momentos que la crisis del capitalismo. Influyentes economistas del mundo entero se debaten entre las medidas que deben ser utilizadas para salir de la crisis. ¿Cuál es la crisis, por qué estamos inmersos y cómo nos afecta tanto a la inmensa mayoría de los humanos en el mundo contemporáneo? Medidas de austeridad versus estímulos económicos es un debate constante de nuestros días que podemos conocer mucho mejor si conocemos primero la crisis en sí.

El Profesor Rafael Bernabé, La Milla de Oro: más allá del brillo, Revista Digital 80grados, Edición 9 de diciembre 2011, nos trae una muy interesante reflexión al tema de mayor actualidad, la crisis del sistema capitalista y una crisis ecológica cada vez más grave que será tema en otra ocasión. La crisis del sistema capitalista hace referencia a la actual situación en que aumentan las carencias, la pobreza, la precariedad. Se insiste en medidas de austeridad de todo tipo. No se trata de una carencia de medios materiales. Las fábricas, los talleres y el conocimiento están intactos. Sin embargo, siguen cerrados mientras se cuenta con los medios materiales que se podrían poner en movimiento y producir empleo. Miseria en el contexto de la abundancia, un aspecto de la evolución del capitalismo desde sus inicios, que le es inherente, y recurrente. Expansión, contracción y crisis son normales en la evolución del capitalismo que tiene una serie de características evidentes que, según explica el Profesor Bernabé, se describen así:

Primera, medios de producción fundamentales propiedad de grandes empresas. Las mayorías tienen que vender su capacidad de trabajo a los dueños de los medios de producción.

Segunda, producción de mercancías que lanzan productos al mercado a precios que son expresión en dinero del valor del producto.

Tercera, obtener ganancia en la venta como imperativo. Si la ganancia cae se paraliza, se acelera con más ganancia.

Cuarta, la ganancia no está asegurada. La venta no necesariamente se dará al precio esperado, y hay una competencia feroz.

Quinta, hay que reducir costos, para competir y para mejor ganancia.

Sexta, mecanización o innovación tecnológica que reduce el rol del trabajo. El valor de los productos dependen cada vez más del conocimiento, la información, la ciencia y la tecnología.

Se produce un excedente de valor que no es compartido en el salario del trabajador. Ese excedente o acumulación es ganancia de capital, que puede ser compartido con un arrendador si el capital utilizó propiedad rentada, o en pago de intereses si hubo capital prestado, o impuestos que el Estado recibe. Estas transacciones no producen riqueza material, pero para los dueños y manejadores del capital no son otra cosa que el trabajo realizado por los trabajadores. No fue la máquina la que produjo valor, fue la operación de la máquina por el trabajador quien produjo riqueza o valor acumulado, no compartido, en beneficio del capital. El proceso se traduce en reducción de ganancia en la competencia. O sea, para competir hay que reducir precio de los productos reduciendo ganancia. Si la inversión se dirige cada vez más a la tecnología que se traduce en menos ganancia, y cada vez menos fuerza de trabajo, el resultado es la caída de la tasa de ganancia que desemboca en una crisis más o menos prolongada. ¿Qué salida tiene la crisis?

Para el capitalismo, la crisis es una limpieza interna, dolorosa, necesaria, hacia una eventual recuperación de la tasa de ganancia, según Bernabé. Esto quiere decir una ofensiva brutal contra los niveles de vida de los trabajadores y los sectores desposeídos: despidos, congelación o reducción de salarios, congelación o reducción de aportaciones a planes de salud, pensiones, etc., redacción de programas sociales o de apoyo a desempleados, flexibilización de legislación laboral en beneficio patronal, suspensión de convenios colectivos, aumento del costo de servicios públicos, de la educación universitaria pública, etc. Recomendamos la lectura completa de este artículo del Profesor Rafael Bernabé.

La reflexión del Profesor Bernabé nos hace pensar que el debate centrado entre los que defienden medidas de austeridad versos los que defienden medidas de estímulos económicos se queda corto pues en el fondo se trata de una crisis estructural del capitalismo.

Los defensores de la austeridad suponen que la deuda y déficit presupuestario en las naciones tiene repercusiones negativas sobre el crecimiento de la economía. Los defensores de los estímulos económicos responden que es el bajo crecimiento lo que genera la deuda pública, no a la inversa, y las medidas de austeridad, en periodos de recesión, empeoran las cosas. Javier Solana, sugiere la necesidad de encontrar un consenso. Plantea la necesidad de reformas estructurales para garantizar el crecimiento sostenible en el futuro, pero éstas no generan crecimiento a corto plazo. Javier Solana, Austeridad contra Europa, El País, 1 de febrero de 2012.

El debate tiene presencia en estos momentos entre las naciones europeas. El Fondo Monetario Internacional prevé una contracción de .5% en el crecimiento económico de Europa producto de los programas de austeridad.