ACEVEDO COLON &
VELEZ WAMPL

acvw@quiebras.com

Dirección Postal:

PO Box 4617
Carolina, PR 00984-4617

Dirección Física:

Avenida Fragoso
Frente a JCPenney
de Plaza Carolina
Ver Mapa

Tel. (787) 768-0085

Intenso el cabildeo por el negocio de los préstamos de estudio

Publicado 20/04/09
Por JL Acevedo Colón

En los últimos años el intenso cabildeo de la industria de crédito desarrolló  la gran industria de préstamos de estudio en perjuicio de los estudiantes en los Estados Unidos. Con el cambio de administración federal este año los norteamericanos se enfrentan a una gran batalla en el congreso y el senado federal entre una vieja filosofía de gobierno republicana neoliberal y la nueva tendencia social demócrata que representa la nueva administración federal. Los préstamos de estudio son un buen ejemplo de estas dos filosofías de poltica pública.

El cabildeo de la industria de crédito, una de las industrias más poderosas y mejor organizadas en el juego poltico, busca enfriar y desviar las reformas que la nueva administración federal busca poner en práctica. La nueva administración federal busca echar a un lado la porción del negocio de préstamos a los estudiantes que maneja la industria de crédito privada y a su vez expandir de forma más eficiente, y con menos costos, los préstamos y ayudas a los estudiantes. Los estudiantes podrán obtener del gobierno federal directamente ("direct loans") los préstamos con garantía federal por conducto de los colegios y universidades. Actualmente tres cuartas partes del negocio de préstamos de estudio es por medio de la industria de crédito privada que es garantizada cortesía del gobierno federal. Es un negocio donde la banca no arriesga nada y obtiene las ganancias y subsidios y el gobierno federal corre con las pérdidas, como puede suceder en el negocio de alianzas público privadas.

Ha existido subsidio federal para la industria de préstamos de estudio que tuvo su origen cuando la banca privada no estaba interesada en este negocio y el gobierno federal interesaba mantener la liquidez de fondos a los estudiantes. Pero la situación ha cambiado y ahora es el gobierno federal el que ha tenido que proveer liquidez a la banca privada. La pasada administración federal del ex-presidente Bush intentó proveer liquidez a la banca mediante la compra de préstamos, pero no se cumplen las expectativas de la presente administración de esa forma.

Proveer ayuda directa a los estudiantes es más efectivo, confiable y menos costoso. Según la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO), los norteamericanos pueden ahorrar 94 billones de dólares en la próxima década sin que sea necesario aumentar la nómina del gobierno federal que es la crítica común del sector neoliberal. Los préstamos se proveen a través de los colegios y universidades como los Pell Grants se ofrecen actualmente.

El mercado de préstamos a los estudiantes creció de $1.57 billones de dólares en 1996-1997 a $17.1 billones en 2006-2007. Algunos bancos han ofrecido "incentivos" a colegios y universidades privadas para que desvíen el negocio a su favor lo que ha requerido intervención del gobierno federal. Se ha creado incluso un mercado secundario de préstamos estudiantiles para casos cuando la banca privada regular no provee los préstamos que los estudiantes solicitan. El caso First Marblehead reportado por el New York Times el 2 de septiembre de 2007 es un buen ejemplo. Esta empresa se convirtió en intermediaria entre los colegios y la banca para obtener acceso al mercado. Muchos estudiantes que incluso podían cualificar para mejores préstamos terminaron siendo clientes de First Marblehead quien a su vez renegociaba su cartera de préstamos a otros inversionistas privados.

La era del neoliberalismo que fue impulsada por el ex presidente Ronald Reagan trajo consigo una creciente filosofía de dereglamentación que dio acceso a un amplio mercado de productos financieros del cual la industria de préstamos de estudio no ha estado exenta. Los estudiantes han terminado financiando y refinanciando sus préstamos estudiantiles con mayores gastos en medio de algunas prácticas abusivas de parte de la industria de crédito. Los problemas financieros de los estudiantes les crean retos adicionales que tendran que sobrellevar aún luego de terminar sus estudios. En algunos casos no le permite al estudiante  terminar sus estudios.

La ley de quiebra, como está estructurada actualmente, hace muy difícil el relevo ("discharge") de deudas de estudio. Si el gobierno federal toma más control de la industria el cobro de los préstamos de estudio puede continuar por medio de empresas privadas que actualmente están en el negocio de cobrar. Obligar a estas empresas de cobro a competir para obtener sus contratos con el gobierno federal directamente permite que el gobierno federal obtenga los mejores arreglos en base a calidad de servicio y a quienes ofrezcan mejor negocio al gobierno, y los contratos pueden reevaluarse en base a trato con los clientes y cuan efectivo sus servicios son.

La nueva administración federal persigue tambien evitar la pérdida de empleos. Algunas de las empresas de cobro actual pueden realizar sus negocios desde fuera de Estados Unidos. Obligar a estas empresas de cobro a competir por el negocio de cobrar la deuda de la cual el gobierno es acreedor permite que el gobierno imponga condiciones favorables para que los empleos se queden en Estados Unidos. El efecto directo es una reducción de  los costos educativos a las familias de los jóvenes estudiantes y a los estudiantes mejorando el acceso a la educación superior. Los padres y los estudiantes deberian tomar mas consciencia de este problema y ser mas militantesen el esfuerzo por limitar la porcion en manos de la empresa privada del negocio billonario de los prestamos de estudio.