ACEVEDO COLON &
VELEZ WAMPL

acvw@quiebras.com

Dirección Postal:

PO Box 4617
Carolina, PR 00984-4617

Dirección Física:

Avenida Fragoso
Frente a JCPenney
de Plaza Carolina
Ver Mapa

Tel. (787) 768-0085

Ida y Vuelta por Islas del Caribe

Publicado 28/04/13
Por JL Acevedo Colón

Recientemente visité varias islas del Caribe. Mi primer viaje en barco de turismo con servicio todo incluido. Los viajeros pueden desembarcar por unas horas cada día cuando el viaje es entre islas del Caribe. Visité Barbados, Santa Lucía, Antigua, San Martín, San Tomás y de regreso en San Juan. Durante una semana compartí brevemente con viajeros y tripulantes de diversos orígenes. La mayor parte de los viajeros turistas eran de Estados Unidos y Canadá, pero habían muchos europeos.

El contacto con las islas fue breve. En Barbados caminé e hice una travesía en auto por la isla, en Santa Lucía tomé una excursión de siete horas a bordo de un autobús, en Antigua me limité a caminar por los alrededores del muelle y la ciudad, en San Martín renté un auto y manejé por toda la isla, en San Tomás utilicé transportación pública del muelle a la ciudad y viceversa y caminé durante varias horas. Una observación que hice fue la desigualdad social. La situación es mejor en Barbados y San Tomás. No hay una clase media si no más bien una muestra de riqueza limitada en algunos hogares y se observa pobreza.

Los turistas que viajan en el barco tienen a su disposición lo que necesitan. Pueden desembarcar desde temprano en la mañana y regresar al barco alrededor de las 5:00 pm. En el barco hay comida tipo buffet las 24 horas, habitación con servicio de hotel, servicio de comida en la habitación si lo desea, películas y cable TV, piscina termal, “jacuzzis”, piscina regular, casino, barras, joyería, tiendas, teatro con entretenimiento en vivo, cena servida cada noche, gimnasio, servicios de estilistas, “spa”, masajes, aeróbicos, cancha de baloncesto, salón recreativo para jóvenes, salones para entretenimiento de niños con personal especializado.

Para excursiones en las islas usted hace arreglos desde el barco. En una excursión visité el área del volcán de La Soufriere, las montañas Pitons y el jardín botánico de la isla de Santa Lucía, una experiencia interesante. Un grupo considerable de turistas son atraídos por las playas. Hay mejor seguridad cuando usted utiliza la excursión comprada y promocionada por la empresa del barco. Los turistas viajeros no pueden abordar con alimentos. Licores y cigarrillos pueden adquirirse limitadamente para ser entregados en el puerto de su destino final. Muchos turistas cargan frutas, sandwhiches y comidas ligeras desde el barco para pasar el día después de un buen desayuno y a la espera de la cena de regreso en el barco. Las tiendas y joyería en el barco anuncian especiales de mercancía, a buen precio y calidad, comparado con la mercancía que puede comprar en las islas.

¿Qué queda para la gente de las islas? El desembarco ocurre en un destino identificado como “zona franca” donde el turista adquiere mercancía libre de impuestos. Los precios que observé en estas zonas no hacen diferencia, excepto en la isla de San Tomás donde adquirí varias botellas de licor a muy buen precio.

Con excepción de unas botellas de agua, cerveza, alguna comida ligera, el turista por lo general no consume en estas islas. La empresa del barco produce alguna riqueza por aranceles que se pagan por el uso de las facilidades portuarias. Una cantidad significativa de barcos durante el año permite la inversión significativa del costo que envuelve el mantenimiento de estos puertos. Ahí es que está el negocio para la administración de estas islas: atraer más barcos de turismo. En la medida que la administración de estas islas hagan llegar parte de ese dinero en servicios al pueblo uno puede estimar que es un buen negocio.

Estuve presente en una charla en el barco o más bien un infomercial sobre las tiendas que se recomiendan por la empresa del barco. Se reparte literatura y cupones de descuentos. Al concluir la charla pregunté qué oferta había para el comercio de San Juan. No se hizo referencia alguna a San Juan. La respuesta del conferenciante es que en su oficina podía obtener más información de todas las islas y de San Juan.

Como en todas las islas visitadas los turistas que llegan a San Juan en estos barcos son caminantes, no necesitan consumir nada. Alguna que otra excursión se patrocina desde el barco. El Yunque es una de estos destinos. Lo llevan en una guagua hasta el Yunque y de regreso al barco. San Juan es puerta de entrada para muchos de estos turistas viajeros que viajan hasta el aeropuerto en Isla Verde y de ahí al barco y de regreso al aeropuerto.

Cuando pienso en la experiencia que disfruté por primera vez no puedo apartarme de pensar en lo difícil que es, en las condiciones actuales, repartir un poco mejor la riqueza que debería representar el turismo para estas islas. Aparte de comprar alguna artesanía popular y alguna ropa ligera, una merienda sencilla y una cerveza o refresco o agua, quizás una corta travesía en taxi, es muy poco o nada lo que el turista promedio consume. Mientras tanto, el torrente de pequeños comerciantes y artesanos ven pasar el turismo pendientes al próximo barco, para ver si la suerte cambia.